Festival Ibérico de Música
Martes, 27 de mayo de 2003, 20:30h
Recital de Piano.
Josep Colom.

JOSEP COLOM

 

Nacido en Barcelona, está considerado por el público y crítica como uno de los intérpretes más destacados del panorama español.

Obtuvo el "Premio Nacional de Música, 1998", otorgado por el Ministerio de Cultura. Entre los galardones conseguidos en sus inicios, destacan el Primer Premio en el Concurso Internacional Paloma O'Shea de Santander (1978), y con anterioridad los Primeros Premios de los Concursos Internacionales de Jaén y Epinal de Francia además del "Beethoven" y "Scriabin",convocados por Radio Nacional de España.

Después de su debut en Francia en el Theatre des Champs Elysées de París, en 1979,el periódico "Le Monde" escribió: "un recital que hace olvidar los demás". Ha sido invitado a participar como miembro del Jurado en numerosos concursos Internacionales, entre ellos el de "Chopin" de Varsovia. Actúa regularmente con todas las orquestas españolas: Orquesta Nacional de España, Orquesta de la RTVE, Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, Málaga, Sinfónica de Galicia, Principado de Asturias, Castilla-León, Euskadi, Valencia, la Real Filarmónica de Ciudad de Barcelona y Tenerife, etc.; y también con la English Chamber Orchestra, Maastricht, Buccarest, RAI de Nápoles, Gulbenkian, Oporto, con la colaboración de directores como Bragado Darman, Edmond Colomer, Sergiu Comissiona, F. Paul Decker, García Asensio, Sir Alexander Gibson, Eliahu Inbal, Arpad Joo, Kiril Kondrachin, Salvador Mas, Víctor Pablo, Josep Pons, Alexander Rahbari, Antonio Ros Marba, Antoni Witt y Michail Jurowsky.

Viaja regularmente por toda Europa para dar recitales y conciertos y actuando en Festivales como La Roque d'Antheron, Château de Joiville y Bagatelle de París (Francia) y el Festival Chopin de Duszniki (Polonia), entre otros. Con la Orquesta Ciudad de Bacelona, bajo la dirección del Maestro Colomer, ha realizado giras por las principales ciudades de Austria, Suiza, Alemania y Japón, siendo aclamado por el público y la crítica.

Sus primeras grabaciones comenzaron en 1982, con las sonatas completas de Blasco de Nebra (siglo XVIII), para Etnos, por las que recibió el Premio del Ministerio de Cultura. En 1989 grabó en CD las obras completas para piano de Manuel de Falla, para Circe (Francia), disco muy elogiado por la crítica francesa, y que fuera designado por el Fanfarre Magazine de Nueva York como la mejor versión de estas obras. Recientemente ha hecho una gira por Francia y Bélgica con la Orquesta de Granada y Josep Pons, con enorme éxito.

Ha grabado las obras completas para dos pianos y cuatro manos de Brahms, con la colaboración de la pianista Carmen Deleito (Chant du Monde) y los conciertos Nº 1 y 2 para piano de Brahms, con la Orquesta Sinfónica de la Radio de Praga. También ha hecho numerosos recitales con el cellista Lluis Claret, presentando la Integral de la obra de Beethoven en el Palau de la Música de Barcelona y Auditorio Nacional en Madrid, entre otros lugares.

Su discografía, distribuida por Harmonia Mundi, abarca autores diversos como Brahms (Variaciones y últimas piezas); principales obras de Franck y de Falla, Integral de Mompou, y las "Noches en los Jardines de España - Falla, con la Orquesta de Granada, dirigida por Josep Pons. Todas estas grabaciones han sido recibidas con entusiasmo por la crítica internacional.

Fue invitado por el Maestro Penderecki para tocar en el Festival Pablo Casals de Puerto Rico habiendo obtenido un enorme éxito. Recientemente ha tocado en el Festival de Granada con la Orquesta Nacional y el maestro Frühbeck de Burgos y en Lisboa con la Orquesta Sinfónica Portuguesa. Sus compromisos más recientes incluyen conciertos con la Orquesta RTVE en el Festival de Jaén, con la Orquesta Nacional en Madrid y en el Festival de Soria, con la Orquesta de Sevilla y el maestro Lombard, con quien abrió temporada 2001-2002.

Entre sus compromisos recientes y futuros se incluyen giras con la Orquesta Nacional, bajo la dirección de Rafael Frühbeck de Burgos por Europa en el 2003, y conciertos con varias orquestas y recitales en España y en el extranjero, entre ellos, la presentación de la integral para cello y piano de Beethoven con Lluis Claret en el Théatre du Chatelet de París, en el 2002. Durante la próxima temporada, tocara con la RAI en Italia. En la temporada 2002-2003, ha sido invitado a tocar, entre otras, con la Orchestre Philharmonique de Strasbourg, la Bamberger Symphoniker y la Zagreb Philharmonic Orchestra.

 

El Ministerio de Cultura otorgó a Josep Colom en 1998 el Premio Nacional de Música.ç



PROGRAMA

Primera parte

 W.A. Mozart (1756-1791) Sonata en Fa Mayor, KV 533 Federico Mompou (1893-1987) Música Callada
Federico Mompou

Segunda parte

Franz Schubert (1797-1828) Sonata en Si b Mayor D. 960




Notas al programa

Mozart practicó el genero contrapuntístico en algunas obras a un nivel altísimo, como en la Fantasía y Fuga en Do mayor KV 394 para piano y en la Fuga en Do menor para dos pianos KV 426, que luego reconvirtió en Cuarteto de Cuerda con un Adagio inicial ( Preludio y Fuga en Do menor para Cuarteto de Cuerda KV 546). También lo utilizó en la presente sonata en Fa Mayor, obra perteneciente al último periodo de sonatas de madurez que forman las KV 457, 533, 545, 570 y 576, después del fecundo periodo parisino.
Esta madurez solo se interrumpe parcialmente( ya que afecta más a los procedimientos que al contenido) con esa genial “ regresión “ infantil que constituye la Sonata en Do Mayor KV 545.

La Sonata en Fa Mayor KV 533 fue compuesta en 1788 con solo dos movimientos, a los cuales añadió Mozart un Rondo en Fa Mayor KV 494, compuesto dos años antes. El conocimiento y el dominio que tenía Mozart de la obra de Bach provenía de un descubrimiento que le hizo su amigo el barón von Swieten, aficionado a la música y admirador de Bach y Haendel.

El sortilegio y el mundo sonoro tan maravilloso e íntimo que crea Monpou en su Música para Piano y en sus Canciones para Voz y Piano procede de la música francesa. Lo que ocurre es que Monpou lo tamizó a través de una personalidad creadora tan sensible y original que llegó a formar un mundo personal en su música que atrapa a quien lo escucha. Esta influencia de la música francesa no sólo procede de Debussy y Ravel, sino también, de su adorado Chopin. Sin embargo, según su viuda, Carmen Bravo, estupenda pianista, quien le reveló su vocación de compositor fue Gabriel Faure. Escuchémosla: “fue a un concierto con un amigo suyo, que le acompañaba habitualmente; ese día tocaban el Quinteto de Faure y tocaba Marguerite Long .Y, bueno... Federico iba a los conciertos, y oía a Beethoven, oía los Mozarts , los Chopines y ... no pasaba nada. Pero ese día, que por cierto, llegaron algo tarde y tuvieron que esperar escuchando a través de la puerta, Federico le dijo a su amigo: “¿ No oyes qué música? ¡Escucha qué música!”,a través de la puerta cerrada. Fue el impacto, para el era el primer contacto con la música moderna de entonces. Y al día siguiente ya se puso a buscar en el piano, ya tuvo la inquietud de buscar algo propio”.


A pesar de la corta vida de Franz Schubert, existe una inmensa evolución en su obra pianística, desde los pequeños Valses y Danzas hasta las últimas tres sonatas D 958, 959 y 960, que son la cumbre de su producción en ese género. También realizó verdaderos logros expresivos en algunas sonatas intermedias, como las sonatas D 537, opus. 143 y opus 42 (todas ellas “casualmente” compuestas en la menor, como la Sonata Arpeggione) y la Gran Sonata-Fantasía en Sol Mayor. Algunos de estos valses son de una simplicidad armónica extrema. ¿Cómo es posible escribir semejante música con tan pocos medios? La respuesta a este resultado, si se puede dar alguna que no sea su genialidad, consistiría en una capacidad enorme para crear melodías absolutamente conmovedoras y, al mismo tiempo, encontrar los colores armónicos que mejor expresaban esos sentimientos.
Aunque mucha de su música fue creada para ser interpretada “ en sociedad”( las famosas “Schubertiadas”), casi nunca expresa lo externo de ese ambiente social, porque Schubert nunca quiso salir de su pequeño círculo de familiares y amigos, y hubiera necesitado una mayor estabilidad personal y económica para experimentar la alegría del triunfo. Quizá por ello, su música habla más de lo eterno, como en el primer movimiento de esta sonata que escucharemos, y en el Andante sostenuto que sigue, una de las melodías más bellas de la Historia de la Música. Sin embargo, en el Scherzo, como ocurre en la Sonata op.10 nº 3 de Beethoven, la alegría que surge después de la desolación del movimiento lento no es la alegría de una persona que ha encontrado su sitio en el mundo y en la sociedad que le rodea, sino la del individualista feliz de sentirse vivo y y en paz con la Naturaleza.  En este concierto tendremos la gran suerte de contar con un intérprete de excepción como es Josep Colom. Al observar la personalidad musical de Colom hallamos tanto al infatigable explorador del repertorio pianístico, que domina en toda su amplitud, como al poseedor de las cualidades del Artista con mayúsculas: una mano maestra musical y pianística, un sonido de excepcional belleza, producto de una inteligencia, una sensibilidad y un oído enormemente receptivos, y un alma noble capaz de identificarse de forma plena con los sentimientos de la música q8ue interpreta.

José María Duque